noticias

Importante Triunfo en Málaga

  • agosto 19, 2014

El Cid y Javier Castaño encontraron las hormas de sus zapatos. Aquellos toros con los que volvieron a disfrutar y hacer degustar del toreo a los aficionados. Victorino Martín lidió cuatro toros de verdadero interés, tres de ellos con alta nota. El primer éxito de la tarde se conquitó en la taquilla con más de tres cuartos de entrada para presenciar el primero de los desafíos ganaderos que enfrentará a la divisa extremeña con la de Miura. No se aburrió nadie porque disfrutaron de los tercios de varas y varios de banderillas que pusieron en pie al tendido. La lidia completa que anunciaron en los prolegómenos de la corrida se cumplió con creces.

BvYYXMcCAAID0eu

Javier Castaño, por su parte, pechó con un toro al que le faltaban unos meses para cumplir los seis años. Un ‘toraco’ si se permite la expresión, con el que se estiró a la verónica. El astado recibió tres puyazos en todo lo alto de un Tito Sandoval que toreó a caballo como los ángeles. David Adalid le aguantó lo inaguantable y colocó un par en toda su cara de señor. Fernando Sánchez no se quedó atrás e hizo lo propio. Tras un tercero de poder a poder saludaron desde el tercio con el respetable en pie. Gustan, y mucho los hombres de Castaño. Lo primero que hizo el salmantino fue sacarlo de las rayas con inteligencia. Eran sus terrenos. Una primera serie templada arrancó los primeros aplausos. No fue fácil porque al burel le faltaba final y deslucía con un feo derrote en la salida. El molesto cabeceo no acabó con las ganas de Javier que interpretó el toreo al natural en su máxima expresión. No se le puede hacer mejor a un toro de estas características. Tarea muy complicada y se le vio con las ideas muy frescas. Casi al concluir tuvo que apretar los dientes y tragarse un parón con los pitones en el pecho. Bárbaro. Hizo mucho mejor a toro de lo que era en realidad. Gran estocada y oreja de ley.

 

Javier-Castano-oreja-tarde-Victorino_TINIMA20140818_0849_5

 

Al segundo de la tarde se lo hizo todo perfecto. Si fuese verdad la ñoñería esa de las teclas de los toros, habría tocado la novena de Beethoven. Saludaron, cómo no, sus hombres tras colocar con estilo las frías. El inicio por abajo hizo valió para romper a bueno. A base de decisión, poder, mando y temple instrumentó una faena digna de oreja. Lástima que el animal se viniera un poco abajo en los instantes finales. La estocada casi entera valió y salieron pañuelos suficientes como para otorgar la oreja. La presidenta no quiso atander a la petición.

 

Plaza de Toros de La Malagueta. Segunda de la Feria de Agosto. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Victorino Martín bien presentados y de juego desigual para

Manuel Jesús “El Cid”: ovación y vuelta al ruedo tras aviso
Javier Castaño: ovación y oreja
Manuel Escribano: silencio y palmas

Se guardó un minuto de silencio por Juan Romero Díaz, empresario de la cuadra de picar del coso malagueño.

Fuente: Burladero
Fotografías: Santana de Yepes y Diario Sur | Video: Feria Tv

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies