noticias

Dura y Peligrosa corrida en Vic-Fezensac

  • Junio 9, 2014

De decimonónica p’atras se puede calificar la corrida de Vic en la última de feria, donde seis cinqueños hermosos de Dolores Aguirre han pedido el carné a todos los que han intervenido, presidente incluído. Han aprobado a los de luces, pero al de los pañuelos se lo han quitado.

Se han lidiado seis toros de Dolores Aguirre magnificamente presentados, fuertes y musculosos, correosos y mansos ; nunca se han entregado, ni en el caballo donde se impusieron a veces por su fuerza, ni por supuesto en las muletas donde plantearon todas las dificultades que se pueda imaginar. Ninguno fue bravo de verdad, pero todos aportaron mucha autenticidad y emoción a lo largo de una tarde de pesadilla para las cuadrillas. Corrida muy ingrata pues, pero bastante menos que parte del público que tomó partido por los toros y pitó injustamente a los toreros, cuando los tres estuvieron por encima de las circunstancias. Varios toros fueron aplaudidos en el arrastre, se supone que por la emoción que aportaron.
Fernando Robleño palmas y palmas tras aviso, Javier Castaño division de opiniones y silencio, Alberto Lamelas saludos y oreja con petición de la segunda. Tres cuartos de plaza.

El otro momento de mucha intensidad de la tarde fue la lidia del segundo, un manso boyante de mala casta que dio cinco topetazos en el caballo y frente al cual Adalid saludó. El toro embestía por oleadas descompuestas, humillando y haciendo casi el avión a veces, metiéndose para dentro otras, o soltando la cara a la tercera. Castaño estuvo a punto de armar el lío gordo, encadenó series muy buenas entre coladas y huidas del toro, hubo vibración, emoción, y justo cuando lo tenía en la mano, el público se puso injustamente del lado del toro. Castaño pincho, y hasta se pidió la vuelta para el toro que, muy justamente esta vez, el presidente no concedió. El quinto, segundo de Castaño, un toro grande, alto, topó también con fuerza en el peto donde Tito Sandoval le dio lo suyo. Sin embargo, ni Adalid ni Sanchez fueron capaces de ponerle un par en condiciones, por la forma de cortar el terreno que tenía. Castaño le pudo por abajo, en otra faena de sabor antiguo, y lo mató.

Fuente: Toro, Torero y Afición Crónica André Viard

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies