noticias

Poder y Técnica en una tarde sin opciones

  • Marzo 3, 2014

Javier Castaño realizó ayer el paseíllo en la importante Feria de Ambato (Ecuador) y dejó una gran sensación ante el público ecuatoriano, a pesar de pechar con el peor lote de las reses de Vistahermosa, los cuales impideron el lucimiento de nuestro torero.
A pesar de ello, Javier demostró de nuevo en el gran momento de forma que se encuentra, y dejó su sello de torero poderoso, desprendiendo ante las adversidades valor, temple, técnica y profesionalidad.

Javier Castaño recibió a su primero con varias verónicas bien ejecutadas y una revolera que levantaron los primeros aplausos. Una vara dio paso al segundo tercio de la lidia, donde pudimos ver la sapiencia de David Adalid para colocar dos pares sensacionales. Motivado por este gran rehiletero español, el nacional “El Patatas” no quiso quedarse atrás y, colocó otro brillante par, dejando adornado el lomo de Labrador, de 450 kilos sobre sus lomos, de la ganadería de Vista Hermosa.

Castaño con la mano izquierda

Javier Castaño con la mano izquierda

Seis muletazos de rodillas para iniciar el último tercio de la lidia, que levantaron la emoción de los aficionados que ovacionaron al torero. Con la mano derecha ejecutó dos tandas de buenos derechazos, para rematar con una tanda de naturales de buena factura. Algunos pases invertidos, otros en redondo y finalmente manoletinas para rematar la faena.
La ovación no se hizo esperar. Pesado con el estoque, dejó pasar un premio merecido, para recibir al final, una ovación del aficionado.

El quinto de la tarde y su segundo en suerte. De nombre Geniecillo, con 500 kilos en sus lomos, de la ganadería de Vista Hermosa. Poco pudo hacer con el capote, cuando la mansedumbre y la peligrosidad salieron a flote, escapándole más de una vez de empitonarlo.
Pese a ello, con las dos manos y todos sus conocimientos, a más de sus propias habilidades, logró conseguir algunos muletazos de valor, pero, jugándose el físico en cada momento. Un pinchazo y una estocada entera, pasaportaron al astado, que fue pitado en el arrastre. El silencio, fue lo único que recibió, pese al gran esfuerzo realizado para conseguir algo más, por lo menos.

Fuente: OpiniónYToros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies